Ocúpate en la lectura

Esta exhortación, a través de la cual el apóstol Pablo invitaba a Timoteo a perseverar en la lectura de la Palabra de Dios, es válida para los creyentes de todos los tiempos.
Para que esta lectura sea provechosa se requiere método, energía y perseverancia. No hay nada más importante para el desarrollo espiritual del creyente. La asistencia a las reuniones cristianas no sustituye este estudio personal; cada creyente debe recoger diariamente su maná (Éxodo 16:16).

 

Haga clic aquí para leer el texto completo.

CategoríasALJ