Necesidad de médico

Partamos de esta imagen empleada por el
Señor Jesús sentado a la mesa de Leví el
publicano. Tomemos un enfermo que conoce bien su estado, que sufre cruelmente, pero que
no sabe a qué médico acudir ni qué remedio tomar. Por el contrario, hay otro enfermo que
ha oído hablar de un excelente doctor
y de un medicamento muy eficaz… pero se abstiene
de uno y de otro, porque cree que se encuentra bien. ¿Cuál de los dos se curará primero?
Pues ninguno, el segundo está tan desahuciado como el primero

Haga clic aquí para leer el texto completo.

CategoríasALJ